Textos
NOTA: Hemos tomado este texto de http://javierxchiwas.page.tl/Desde-Argentina.htm y deseamos que sea leído con ánimo constructivo.

MENSAJE
AL PUEBLO
INVITACIÓN A PARTICIPAR EN TALLERES DE REFLEXIÓN CÍVICA SOBRE EL DESARROLLO DEL HOMBRE Y LA SOCIEDAD
Queremos ser una agrupación fraternal de personas que comparten principios, creencias, conceptos, valores y adoptan actitudes, afines ante las más diversas circunstancias de la vida del hombre.
Buscamos una más armónica estructuración de la vida personal y social de manera que logremos convivir en respeto mutuo y también consigamos el perfeccionamiento de las instituciones para crear el mundo de igualdad y justicia donde la felicidad de cada uno sea posible.
Para la perfección del individuo creemos en la libertad moral de cada uno y el sincero deseo de ser cada día mejor persona, mejor hijo, mejor padre, mejor cónyuge, mejor trabajador, mejor estudiante, mejor profesional, mejor vecino, mejor ciudadano. Nos comprometemos respetar todas las formas de vida, la vida animal y vegetal; el cuidado esencial del globo terráqueo como habitación obligada del hombre actual y las generaciones futuras.
Y para lograr el progreso de la Humanidad confiamos en el compromiso de todos para perfeccionar las instituciones y erradicar la corrupción. Queremos que los beneficios de la civilización por causa de la ciencia y la técnica expresados en la mayor protección de la salud y en la mayor producción de bienes con menos esfuerzo del hombre, llegue a todas las personas sin ninguna clase de discriminación ni exclusión..
Esperamos de nuestros adeptos la más amplia tolerancia respecto a creencias filosóficas, literarias, artísticas y religiosas, siempre que tales doctrinas no pretendan constituirse en verdades absolutas, negando el derecho de otros a no compartir.
Nuestros principios y valores son: La Libertad, la Igualdad y la Fraternidad universal, la justicia, la No discriminación, la convivencia pacífica y la aceptación del prójimo, exigiendo recíprocamente higiene y buenos modales.
Algunos Conceptos compartidos
EL TRABAJO
El Trabajo, es condición fundamental de la existencia humana, es el mecanismo creador de vida material y espiritual.
Por el trabajo, el hombre se dignifica y se hace económicamente independiente dentro de la sociedad civilizada.
Estimamos que el trabajo es un deber esencial del hombre, y como tal le dignifica y le honra, sin establecer distingos ni categorías; pero juzga que el descanso es un derecho y se considera que la vejez, la invalidez, la infancia y la maternidad deben gozar del amparo colectivo.
Pero el trabajo también es un derecho del hombre. El trabajo es la fuente que le proporciona los bienes para la subsistencia y el bienestar. La riqueza existe porque el trabajo mancomunado de todos, a lo largo de la historia, la ha creado. La riqueza y el capital son el fruto cooperativo del trabajo acumulado por la sociedad humana. El derecho a la vida implica el derecho al trabajo, porque el trabajo sostiene a la vida y es un medio de realización del hombre mismo. El derecho al trabajo es también el fundamento del derecho a la Libertad. Un hombre sin trabajo no es libre.
La organización social que no asegura trabajo a todos, que produce desocupación y desempleo es una organización que atenta contra la Libertad, la vida y la dignidad de vivir. Siendo el trabajo el creador de la riqueza, toda riqueza lograda sin trabajo es espuria y debería ser declarada ilícita y negar su gozo.
La organización social que permite que un grupo de hombres se apodere del fruto del trabajo de otros hombres y acumule un capital colosal sin dar participación a todos los factores de la producción en las ganancias obtenidas, es una organización que atenta contra Igualdad y su legalidad debe ser corregida y modificada.
Que todos los hombres tengan trabajo es un imperativo esencial.
.
LA LIBERTAD,
La Libertad es requisito fundamental para la vida del espíritu y para la responsabilidad moral. Pero el gozo de la Libertad no depende solamente de un requisito jurídico, de una norma constitucional sino que fundamentalmente requiere que la persona esté en condiciones reales para el ejercicio de la inteligencia.
La libertad requiere que el hombre pueda tomar decisiones sin dolores, sin miedos y sin necesidades básicas insatisfechas. Una persona sin educación ni cultura, una persona con el estómago vacío, una persona sin trabajo, sin salario digno, sin salud física, sin casa habitación, sin autonomía económica, esa persona no será libre nunca aunque las leyes le otorguen formalmente el derecho a «la libre expresión del pensamiento, la libre publicación de sus ideas sin censura previa, libertad de asociarse, libertad de reunión, libertad de actuar en política, libertad de peticionar a las autoridades, etc.»
El ejercicio cabal de la Libertad requiere un mínimo de madurez corporal y neurológica, producto del cuidado de la salud en la infancia a la cual no le han faltado los nutrientes básicos y elementales. También requiere el ejercicio de la Libertad haber recibido un bagaje mínimo de educación y cultura. Otro requisito básico para gozar de la libertad es la madurez en carácter y voluntad para trabajar y poseer bienes que aseguren una independencia económica.
Para sentirse libre hay que poseer una formación cultural y una educación de la inteligencia que le permita al hombre resistir y desbaratar todo intento de manipular su persona. Es grande y poderosa la maquinaria montada para domesticar la voluntad de los pueblos para que no resistan el poder dominador de los beneficiarios del ignominioso sistema democrático burgués capitalista.
La libertad requiere la posesión de cierta cantidad de propiedad. En vez de pensar que la propiedad debe ser colectivizada debemos aspirar a que todos los hombres tengan propiedad. En vez de un mundo de proletarios debemos procurar un mundo de propietarios.
Para gozar realmente de la Libertad el hombre tiene que estar integrado en una organización social donde no haya hambre, miseria, desocupación, enfermedades endémicas, analfabetismo, corrupción y manipulación de las conciencias. El sistema social debe asegurar la más amplia participación de todos en el goce de los frutos de la civilización.
La organización social para asegurar el imperio de la libertad debe proteger a los pueblos de la manipulación maliciosa de la conciencia humana para imponer gustos, necesidades, doctrinas y valores por parte de los perversos poderes concentrados por la riqueza, la política, la cultura tradicional y la religión.
LA IGUALDAD,
La igualdad de los hombres se asienta en el reconocimiento de que todos tienen el mismo derecho a vivir y gozar de un mismo grado de dignidad biológica y moral, y en la aceptación de que cada hombre es un fin en sí mismo.
Cada individuo es una unidad moral. El individualismo es la concepción de que cada ser humano encarna la realidad matriz que genera la sociedad, la comunidad. El individualismo no es causa de males. Se confunde a menudo individualismo con egoísmo, avaricia, mezquindad, monopolio y concentración de poder. Son estas perversiones del espíritu fomentadas por el sistema económico capitalista, de libre competencia de todos contra todos, la causa de la desigualdad, de las injusticias, de la corrupción y la pobreza. No hay que confundir las palabras y su significado. Reivindicamos el individualismo como expresión que afirma la dignidad moral de cada hombre.
La igualdad no es unificación ni uniformidad, por el contrario se enriquece con la diversidad infinita de las individualidades. La igualdad no es una premisa de la naturaleza o del ser, se funda en la ética y en el deber ser. Los hombres deben ser iguales ante el decoro y ante la vida; deben tener iguales oportunidades para educarse y capacitarse, para estudiar y para trabajar, para ser ciudadano y para ser gobernante. La igualdad ante la ley es una formalidad engañosa e insuficiente para esquivar y negar la verdadera igualdad.
Las diferencias que se presentan en la naturaleza, no son desigualdades, son diferencias, y por lo tanto no constituyen fundamento moral para justificar un sistema de organización social que legalice las diferencias convirtiéndolas en desigualdades. El deber ser igualitario, en el momento actual de la civilización, postula un tipo de organización social donde ningún privilegio proveniente del nacimiento impida que todos los seres humanos tengan las mismas oportunidades de educación, de salud, de trabajo, de descanso y de ocupar un lugar en el planeta. Reconocemos a todas las personas el derecho a gozar del bienestar alcanzado por la Humanidad y creado con el trabajo cooperativo de todos los estamentos sociales a través de la historia.
LA FRATERNIDAD
Entendemos que todos los hombres son hermanos, con un origen común y con la misma dignidad moral. Hay un deber de solidaridad y de ayuda mutua. No es admisible ninguna discriminación por razones étnicas, religiosas, raciales, de nacionalidad, de sexo o de imperfecciones físicas o categoría social.
La fraternidad es un requisito ético para la condición humana; implica ser pacifista y considerar a la guerra, el tráfico de armas y el tráfico de droga como un crimen horrendo.
SOBRE LA ECONOMÍA
Un objetivo evidente de la economía es producir bienes y suministrar servicios y distribuir los ingresos de un modo socialmente equitativo y aceptable. En una sociedad buena debe haber oportunidades económicas para todos y todos deben recibir una parte de la riqueza creada por todos.
Todos deben tener acceso a ocupar un lugar en el planeta, a recibir educación, a una casa habitación, a los cuidados de la salud, a la formación profesional. Estos requisitos fundamentales no deben negarse a nadie, cualquiera sea la situación económica de los padres, tengan o no tengan riquezas materiales. Todos deben gozar de un mismo punto de partida, condiciones iguales antes de comenzar la hermosa acción de vivir.
Cada ser humano debe tener su oportunidad porque el sistema económico debe funcionar bien para todo el mundo. Nadie debe quedar al margen y sin ingresos. La economía debe estar al servicio del bienestar de todos y la riqueza debe distribuirse con equidad.
La Argentina hoy.
El transcurso del tiempo ha hecho variar mucho la problemática de la sociedad argentina. Ya no se trata de la independencia, ni de la organización nacional, ni del proceso militar. Ahora se trata de asegurar educación y bienestar para todos; brindar formación política al pueblo para que asuma con responsabilidad las obligaciones que impone la Democracia, y comprender que la Democracia no es cosa de cantidad y de mayoría sino, especialmente es cuestión de calidad, de valores y de principios. La Democracia es una actitud ante la vida que reclama de todos los ciudadanos un aporte de responsabilidad y moralidad para combatir la corrupción y ayudar al crecimiento digno de la especie humana.
Vivimos el fracaso y la corrupción de las dirigencias políticas, comerciales, sindicales, de la burocracia, de los profesionales universitarios y la impericia de los maestros y profesores para brindar a los jóvenes niveles de formación humana además de niveles de conocimientos científicos.
Cunde la desorientación en todas las capas sociales. Nuestro país se encuentra vaciado de su contenido espiritual, estamos como si se hubiera gastado todo y los valores de dignidad han sido sustituidos por valores de mediocridad, trivialidad y avaricia.
El desarrollo científico y tecnológico ha producido una serie de máquinas para aliviar al hombre del trabajo agotador y asegurar un elevado nivel de producción. Pero, cosa curiosa, el avance tecnológico en vez convertirse en un orgullo se ha convertido en una desgracia porque, a pesar de ello, el nivel de pobreza y desocupación es aterrador, una gran masa humana no tiene vivienda, ni comida suficiente, ni atención de su salud, ni recibe educación mínima. El avance tecnológico es aprovechado por una minoría que domina la economía y la política. Hacen falta leyes y decisiones comunitarias para poner cordura en esta escandalosa realidad social.
LA JUSTICIA
La Justicia, los jueces, está al servicio de los poderes de dominio económico, del amiguismo político y del soborno. Los jueces llenan las páginas policiales con su comportamiento espurio y venal.
LA CLASE POLÍTICA
Se ha instaurado en la conducción y dominio de la sociedad nacional, en el gobierno, una clase de personas derivadas de la política, del poder económico y la burocracia sindical. Son los que gozan de ventajas descomunales: mayores ingresos, jubilaciones de privilegio y además, realizan negociados escandalosos en el ejercicio de la gestión.
El Estado, se ha convertido en un centro de poder que traicionando a la sociedad sirve desvergonzadamente al egoísmo y la avaricia de una clase política inescrupulosa. Se alternan en el cargo político padres e hijos, cónyuges, hermanos y toda clase de parentela.
Concejales, diputados y gobernantes se aumentan los sueldos desvergonzadamente en acto de depredación de los dineros públicos-
No es una cuestión de determinado partido político porque los dirigentes se entienden detrás de las bambalinas. Simulan aparecer como opositores pactan acuerdos y se reparten los cargos del poder. Entre un partido político y otro hay una gran coincidencia de fondo porque todos están de acuerdo con el sistema jurídico y económico de la democracia burguesa capitalista que los beneficia como clase privilegiada en contra de los intereses del pueblo. La desigualdad, la corrupción y la injusticia no se arreglan con la supuesta honestidad de los gobernantes. La gran corrupción está inserta en el sistema, en el orden jurídico y económico, en las instituciones vigentes.
Y cuando se ocupan de reformar la Constitución y otras leyes lo hacen para acrecentar sus privilegios y asegurar su permanencia en el poder. La sociedad argentina se encuentra sometida y gobernada por seres mediocres y afanosos de lucro que más se parece a una mafia que a organizaciones cívicas preocupadas por el bien común.
No cabe duda que la Democracia argentina y mundial necesita una nueva estructuración donde se asegure que la política y la economía estén al servicio del bienestar del hombre y de la familia.
TRES SOFISMAS
1.- Sofisma político.
Creer que gobierna el pueblo en nuestra democracia. El acto electoral es una mera opción entre propuestas digitadas dentro de los partidos políticos, con ignorancia total de la población.
Los aparatos de dominio interno de cada partido deciden las candidaturas y los planes de gobierno sin que nada tenga que ver la voluntad del pueblo. Los factores de dominio interno, el dinero oculto de los centros de poder y la estructura burocrática deciden sobre los candidatos.
Además la manipulación mental de los aparatos publicitarios domina la voluntad de los electores quienes ilusoriamente se creen libres y soberanos. La falta de independencia económica, de cultura y de madurez ciudadana les hace perder la dignidad cívica y entregan el voto a cambio de un bolsón.
2.- Sofisma jurídico.
Creer que las leyes y las instituciones representan lo justo. La frase clásica de que «todo dentro de la ley, nada fuera de la ley» para asegurar equilibrio y justicia es un gran sofisma. La trampa está en que las leyes, la Constitución y los códigos (las Instituciones vigentes) representan la voluntad de los grupos dominantes de la sociedad y nunca representan los intereses de la población.
Cuando algún miembro del gobierno pregona que cumple un mandato otorgado por el pueblo que lo votó, miente descaradamente porque nunca el pueblo participó en la elaboración de una política ni programa de gobierno.
Cuando una ley o una Constitución les molestan, sencillamente la modifican y logran el mayor poder que buscan. Es así como la intangibilidad de las Instituciones es un burdo discurso. En esta maniobra se entienden oficialismo y oposición
3.- Sofisma moral.
Creer que lo bueno es lo legal. La desocupación, la miseria, la desigualdad, la falta de asistencia educativa y de salud, la mortalidad infantil, las jubilaciones de privilegio y los gastos reservados de los gobernantes son perversiones sociales indignas e inmorales. Pero como son legales, los que manejan el Estado no se sienten culpables.
Gobernar en el marco de la Constitución y las leyes no significa garantía de buen gobierno porque la trampa social está justamente en el sistema jurídico, en las Instituciones vigentes.
Si queremos contribuir al perfeccionamiento social lo tenemos que hacer a través de nuevas leyes y modificaciones a las instituciones actuales.
Las leyes e instituciones vigentes no merecen el respeto incondicional de los ciudadanos. Hay que estudiar los requisitos de la buena sociedad y redactar las leyes sustitutivas para modificar el sistema dominante.
UN PROGRAMA DE ACCIÓN
Para salir de esta encrucijada hay que concienciar a los ciudadanos y elaborar un proyecto moral y social con participación de todos los hombres y mujeres convocado a reuniones de reflexión cívica.
Para diseñar el futuro de nuestra civilización debemos hacer una profunda reflexión, convocando a los más esclarecidos ciudadanos. Todos juntos debemos reunirnos en Talleres de Reflexión cívica y conversar con libertad y con espíritu de amor al prójimo.
Convocamos a todos los habitantes para que busquemos juntos un proyecto de paz y justicia.
Tengamos presente que las grandes soluciones a que todos aspiramos necesitan del cambio institucional y del cambio individual, la vida del hombre es una construcción que se verifica con la participación y la cooperación. Somos obreros en el desarrollo de la vida propia y de la vida social.
En síntesis, el programa de acción tiene que ser: estudiar, investigar, dialogar y definir un modelo social dentro de un orden moral; porque se trata de construir un mundo nuevo donde todo hombre, sin considerar la raza, la religión, la nacionalidad o su condición social pueda vivir una vida plenamente humana, emancipado de las servidumbres que le vienen de parte de los mismos hombres. Hay que organizar Talleres de reflexión cívica con participación libre y voluntaria.
Se trata de construir un mundo donde la libertad no sea una palabra vana.
Solicito a quienes compartan estas ideas comunicarse con fjlozano24@hotmail.com
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hay un par de preguntas importantes para los lectores;
¿Qué semejanzas hay con otros países?
¿Es sólo válido para Argentina?
Encuesta
 


¿Está conforme con el desarrollo general del país?
No
Más o menos

(View results)


Advertisement
 
Noticias
 
Pagina nueva 1
Enlaces Recomendados
 
Pagina nueva 1

Free DHTML scripts provided by
Dynamic Drive

 
Hemos tenido 36286 visitors (89986 hits) en este sitio hasta hoy
=> Do you also want a homepage for free? Then click here! <=